(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Desde el pasado mes de marzo, escuelas, colegios, academias, universidades, en resumen centros educativos y formativos se vieron obligados a cerrar sus establecimientos ante la emergencia sanitaria por pandemia mundial, el ya más que mencionado Covid-19.

Más de 9 millones de estudiantes en centros públicos, concertados y privados han tenido que continuar sus clases a distancia, de manera online.

Ventajas de estudiar online

Ante el cierre de institutos y academias, los centros han ofertado continuar las clases de manera online y lo que en un principio suponía un enorme caos para los estudiantes poco a poco se iban adaptando a la nueva situación.

Y es que estudiar online presenta una serie de ventajas como:

  • Permite poder continuar el curso de las clases desde casa. En muchos casos las academias o institutos suelen estar demasiado lejos y los estudiantes deben desplazarse en coche, autobús o metro por lo que estudiar de manera online permite estudiar sin desplazamientos, de manera que se ahorra en el transporte y/o la gasolina del coche.
  • En consecuencia de lo anterior, ahorrarás tiempo. No existe la preocupación o el estrés que supone encontrar aparcamiento o esperar autobuses.  
  • Ofrece la oportunidad de que los niños y jóvenes aprendan a utilizar la tecnología como una herramienta pedagógica.
  • Los horarios son mucho más flexibles. Y quizás este punto es el más importante puesto que muchos estudiantes, sobre todo los más pequeños, necesitan de la ayuda de sus padres y estos, al estar siempre indispuestos por su horario laboral, se encuentran ante el momento perfecto para ayudarles y estar más tiempo con sus hijos.
  • Mayor comodidad en su propio ambiente. Recibir clases desde la habitación o desde el sofá del salón es mucho más cómodo y seguro, además de poder convertirse en un juego más para los más pequeños de casa.
  • En caso de realizar un viaje familiar, los niños podrán conectarse a sus clases desde cualquier parte del mundo.
  •  Promueve la responsabilidad y la autonomía. Serán los niños quienes se encarguen de tener todos los materiales a mano para empezar sus clases en un horario marcado concreto.
  • En relación con lo anterior, serán los niños quienes busquen una participación activa en las clases para comunicar sus opiniones e interactuar con sus compañeros. Y es que durante la participación de las actividades online, son los niños quienes quieren implicarse y ser protagonistas en las clases.

Estudiar a un precio justo

Si os estáis preguntando sobre el precio de las clases de inglés para niños deberías realizar una evaluación clara sobre la calidad del material o servicio que ofrecen.

En este sentido se deberían observar los siguientes puntos;

  • ¿Quiénes son los profesores que imparten esos cursos? ¿Se trata de nativos académicos o con qué nivel de idioma se presentan?
  • ¿Qué tipo de condiciones ofrece el servicio? Se trata de analizar qué tipo de herramientas digitales utilizan; correo, plataforma online propia para realizar el curso, WhatsApp, dispositivos móviles, portátiles o tablets, etc.
  • ¿Se trata de un aprendizaje personalizado? Analizar si se atiende a los intereses, necesidades y motivaciones de los niños.
  • Las tarifas o el precio de las clases de inglés para niños.

Y es que tras realizar una evaluación en estos puntos se debe considerar si es adecuado pagar el precio de las clases de inglés para niños de una academia o cursos online.

Es necesario recordar que saber inglés se traduce en mayor empleabilidad, esto es, mayor posibilidad de encontrar trabajo o el trabajo deseado cuando se es adulto. En casi un 85% de ofertas de trabajo se demanda este idioma y tener fluidez en su comprensión y expresión supone una mayor posibilidad de tener éxito laboral. Es, sin lugar a dudas, la mejor inversión de futuro de un niño/a.  

Category
Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *