(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

En la actualidad podemos observar como las empresas también adoptando de forma contundente la tendencia para reducir costes energéticos y mejorar su competitividad. ¿El motivo? Porque el autoconsumo industrial fotovoltaico permite a las empresas generar y consumir su propia energía, obteniendo ahorros de hasta el 100% en el término variable de la factura de la luz.

Sin duda, este es un estímulo muy necesario para apostar por esta tecnología de energía verde que cada día gana más terreno y permite dar un respiro a nuestro planeta. Todo esto sin dejar de ser productivo y elevar nuestra marca por encima de la competencia.

autoconsumos industriales

¿Qué es el autoconsumo industrial fotovoltaico?

Consiste en la instalación de paneles solares en las cubiertas o terrenos de una empresa para generar electricidad que se consume en el mismo lugar. El autoconsumo industrial es ideal para aquellas empresas con grandes necesidades, y, lo mejor es que se adapta a los requerimientos energéticos específicos de cada industria.

¿Cómo funciona?

Veamos los elementos que se involucran en el autoconsumo industrial y que es necesario tener para poder aprovechar al máximo esta transformación de energía limpia:

  • Instalación de paneles solares: lo principal que hace una empresa de suministro de paneles para autoconsumo industrial es realizar un estudio para determinar la mejor ubicación y cantidad a instalar.
  • Integración al sistema eléctrico: es importante saber que la energía generada también se puede integrar a la red eléctrica de la empresa.
  • Gestión y almacenamiento de energía: igualmente es posible instalar sistemas para optimizar el uso de la energía y almacenar excedentes.
  • Control y monitorización: es vital monitorizar la producción, consumo y eficiencia del sistema.
  • Conexión a la red eléctrica: no se olvide que, algunos de los sistemas están conectados a la red para cubrir la demanda cuando la generación propia no es suficiente.

Beneficios del autoconsumo industrial fotovoltaico

Cuando una empresa se decide a hacer la inversión en autoconsumo energético, necesita estudiar las ventajas que esto puede traer a corto, mediano y largo plazo. En este sentido, algunos de los beneficios del autoconsumo industrial son:

  • Ahorro económico: lo principal es que este tipo de instalaciones reduce significativamente los costes energéticos a mediano y largo plazo.
  • Mejora la competitividad: algo muy importante en la actualidad es que este tipo de inversión posiciona a la empresa como responsable y sostenible.
  • Independencia energética: este beneficio es vital porque reduce la dependencia de la red eléctrica, que puede ser canalizada para otras necesidades y no se ve sobrepasada por la demanda.
  • Reducción de emisiones: si algo beneficia en un gran porcentaje es que el autoconsumo industrial contribuye a la lucha contra el cambio climático.
  • Mantenimiento sencillo: algo vital de las placas solares es que estas requieren un mantenimiento mínimo.
  • Ayudas y subvenciones: en la actualidad, los gobiernos apoyan este tipo de instalaciones con incentivos fiscales y económicos para la instalación de paneles solares por parte de las empresas.
industrial energético

Modalidades de autoconsumo industrial

Veamos algunas de las modalidades de autoconsumo eléctrico a la que apuestan las empresas:

EPC (llave en mano)

  • Inversión inicial: el cliente paga el coste total de la instalación solar por adelantado.
  • Propiedad de la instalación: el interesado es el propietario de la instalación y disfruta de toda la energía generada.
  • Ahorro en la factura de la luz: el cliente se beneficia del ahorro en la factura de la luz desde el primer momento.
  • Mantenimiento: como es lógico, el cliente es responsable del mantenimiento de la instalación.

PPA (Power Purchase Agreement):

  • Sin inversión inicial: no hay que pagar por la instalación solar por adelantado.
  • Pago por uso: el cliente paga un precio fijo por la energía que consume, generalmente más barato que la tarifa eléctrica convencional.
  • Duración del contrato: el PPA suele tener una duración de 10 a 20 años.
  • Propiedad de la instalación: la instalación solar es propiedad de la empresa instaladora.

¿Qué modelo elegir?

La elección del modelo adecuado depende de las necesidades y objetivos de cada empresa. EPC es una buena opción si:

  • La empresa tiene la capacidad financiera para realizar una inversión inicial.
  • La empresa quiere ser propietaria de la instalación y disfrutar de todos los beneficios económicos.
  • La empresa quiere maximizar el ahorro en la factura de la luz desde el primer momento.

Por su parte, elegir el modelo PPA es una buena opción si:

  • La empresa no tiene la capacidad financiera para realizar una inversión inicial.
  • La empresa quiere evitar los riesgos y responsabilidades asociados a la propiedad de la instalación.
  • La empresa quiere pagar un precio fijo por la energía durante un período de tiempo determinado.
 industrial fotovoltaico 1

¿Estás listo para dar el salto al autoconsumo industrial fotovoltaico?

En GREENKw encuentras un servicio integral, desde el estudio inicial hasta el mantenimiento y monitorización posterior. La empresa te ayuda a aprovechar al máximo la energía solar y a mejorar la eficiencia energética de tu empresa. Es momento de optimizar tu consumo eléctrico y producir tu propio flujo de energía que sirva a tus propósitos, pensando a futuro en los beneficios que esto traerá a tu organización.

Tags

Comments are closed